ADECUA analiza la calidad del agua de distribución publica.

Algunas análisis indican que el tratamiento de aguas residuales elimina sólo una parte de los productos químicos en el agua. Entre ellos están, por ejemplo, medicamentos y hormonas.

Al no ser retenidos, acaban por ser transportados por el agua hasta los ríos, los lagos o infiltrados en el agua subterránea. Cumplido el ciclo normal del agua, volverán a nueva agua que bebemos y que es considerada potable.

En Francia, por ejemplo, un estudio publicado en 2009 mostró la presencia de medicamentos en el 25% de las muestras.

En España, no se llevan a cabo exámenes de presencia de medicamentos y hormonas en el agua del grifo.
ADECUA há detectado rastros de estas sustancias en 42 ayuntamientos, y residuos de antibióticos detectados en una muestras.
A pesar de haber encontrado el agua libre de bacterias, lo mismo no se podría decir de otras sustancias, tales como hierro, aluminio, níquel y arsénico. La absorción de los dos últimos es particularmente preocupante. El níquel puede acumularse en órganos como los riñones, el hígado y los pulmones y causar daños. El arsénico se asocia a problemas gastrointestinales, cardiovasculares y del sistema nervioso.

Puritii:

Una solución de filtrado de agua que garantiza la ausencia de contaminantes orgánicos en un percentaje de 99,9%, tales como virus, bacterias, hongos, protozoos, etc, así como sustancias contaminantes inertes, tales como metales pesados, o sustancias químicas tales como el cloro, medicamentos, hormonas, etc.

2017-05-27T13:21:28+00:00 April 15th, 2013|Notícias, Productos|